enfermedad

Tu cuerpo, tu templo.

Tu cuerpo, tu templo.

La semana pasada mi cuerpo subió el volumen de sus alarmas.

Una infección me invadió y, de paso, me recordó lo mala paciente que soy, la poca paciencia que tengo a veces conmigo y los procesos, sobre todo los que no puedo controlar.

Seguir leyendo →
Publicado por beli en Sin categoría, 0 comentarios